Bookcrossing y otras alternativas

En tiempos de crisis la cultura suele ser objeto de crítica, en tanto que no reporta remuneración directa al estado y supone un gasto cuantioso. Noticias como que su coste no es proporcional a su reporte económico o, en otro orden de prioridades, que no se les da el uso necesario por parte de los usuarios. Las prioridades de los gobiernos no siempre son del todo coherentes y la inversión en investigación, educación y cultura en general ofrece unos beneficios demasiado a largo plazo para centrarse en ellos. Con esto se pierde, tanto a largo como a corto plazo, y se va generando una sociedad cada vez más alienada y, paralelamente, más dócil.

«Donde se queman libros se terminan quemando también personas», afirmaba el poeta Heinrich Heine,  y sin tener que llegar a este punto, la falta de cuidado o soporte de las instituciones que preservan este tipo de patrimonio, la situación es igual de catastrófica.

Pero para que la formación y la cultura no estén únicamente en manos de las instituciones hay algunas alternativas sociales que permiten el acceso. Aquí ofrecemos algunas de ellas en caso de que la biblioteca pública deje de ser una alternativa, por reducción de las mismas, de su calidad o de su disponibilidad.

Actualmente, con la web social es muy fácil tener acceso a libros electrónicos, aunque a veces están algo faltos de calidad o su lectura en pantalla no es lo más recomendable. Por otro lado, hay muchas cafeterías donde hay secciones de libros de intercambio (en las que dejas un libro y te llevas otro), otras son cafeterías librerías y te permiten leer mientras te tomas un café, sin que sea imprescindible que lo compres. Otra iniciativa es la de los bancos de tiempo, organizados a nivel local donde puedes intercambiar por trueque objetos o servicios, entre los que los libros están prestados.

Por último, el bookcrossing, intercambio de libros en puntos fijos de ciudades o universidades. Esta iniciativa empieza con una plataforma a principios de la década pasada y ha sido imitada por muchas bibliotecas y asociaciones. BookCrossing es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que lo recojan otros lectores, que después harán lo mismo. La idea es dejar viajar libremente a los libros para que puedan ser encontrados por otras personas. ¿Cómo hacerlo? Si encuentras un libro en algún lugar seguramente este tenga un número de identificación y alguna información sobre quién lo ha cedido. Normalmente se trata de plataformas en las que, aquel que lo encuentra vuelve a la página para dar noticia de la adquisición y para notificar si ha dejado otro en su lugar, si lo ha devuelto o qué le ha parecido. Aquí dejamos unos cuantos enlaces por los que puedes guiarte.

Disfruta y que no cunda el pánico.

Enlaces:

http://www.bookcrossing-spain.com/

http://biblioteca.ugr.es/pages/bookcrossing

http://www.cervantes.es/bibliotecas_documentacion_espanol/biblioteca_madrid/bookcrossing.htm

http://bookcrossingensevilla.blogspot.com.es/

Anuncios

Un comentario en “Bookcrossing y otras alternativas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s